¡Bienvenido! Si lees el blog desde las entradas mas antiguas, vas a entender mejor la historia.

jueves, 11 de febrero de 2016

La lucha contra el cáncer infantil

Febrero no solo es el mes del amor en las tiendas.
También en febrero se recuerda otro tipo de amor.
El amor de los padres que un día recibimos la noticia de que nuestro hijo tenía cáncer.
Es el mes que nos recuerda que ese día que creímos desplomarnos, fue el día que nos hicimos mas fuertes.
Ponete la camiseta es el lema de los padres luchadores y las fundaciones que los apoyan, porque para luchar contra esta enfermedad se necesita un equipo, no se puede solo.
Gracias a Dios yo tuve un equipo de gente que de muchas manera me apoyaron, cada vez que veo sonreír a mi hijo los recuerdo y los bendigo, sin ustedes no hubiera sido posible.
Una vez más, gracias.


sábado, 16 de enero de 2016

Soy experta

Hoy estaba en el supermercado seleccionando verduras y en ese contexto llegó este post a mi cabeza. Repollo, tomates a diez mil guaraníes el kilo, olores y colores, ese fue el detonante inspirador. 
Todo comenzó cuando estiré del rollo ese de donde se desprenden las bolsas de polietileno. La corté de un solo tiro. Eso no es fácil, son años. Después encontré papel higiénico de oferta, mientras calculaba los ingredientes que me faltaban y hacía las cuentas mentales para no comprar lo que estoy segura es más económico en otros comercios. Al salir de ahí fui a dos lugares más, un distribuidor de lácteos y otro supermercado. Casi todos los días hago eso, si no lo hago yo, envío a alguno de mis hijos teniendo en mi mente cada góndola y precio, cada vendedor callejero y sus horarios. Además, manejo los “metadatos” (información de la información) Y un diagrama de flujo mental que me dice en segundos las posibilidades de cambiar o no la característica del producto o no según presupuesto o existencia.   
También en mi mente hay un inventario automático de cuanto aceite me queda en la cocina, cuando jabón el polvo, cuanta reserva de jabón para bañarse, cuantas toallas femeninas y fechas alusivas, cuanta comida para perro, desodorantes, shampoo, azúcar, etc, etc. Además de todo eso, puedo reconocer la mirada de mi perra cuando tiene sed. Sí, me habla, no me importa si no me creen. Puedo saber exactamente cuando un dolor de vientre es psicológico o necesita antiespasmódico, o simplemente son gases. También se la posición que debe adoptar el prójimo que llega con la queja, para que estos dejen de atormentar al aventado en cuestión.   Conozco la marca de yerba que mi compañero de la vida quiere para el tereré, y la marca de la chocolatada que prefiere cada hijo. Se quién de ellos desayuna yogur, quien chocolatada, y quien prefiere mate cocido. Conozco los you tubers predilectos de cada uno, y la música que los calma aunque la ponga a 120 decibeles. (Es que la pongo desde que cada uno nació, y eso es lo que ellos no saben, que yo misma la establecí como top)
Manejo el dato de sus colores favoritos, la remera más suave (que siempre tiene que estar limpia), puedo encontrar más rápido que cualquiera que habita en esta casa el control remoto, las medias y los zapatos de todos, aunque a veces digo que no se, para que aprendan a estar si mí, por si acaso.
Soy experta en ellos. Soy especialista en criar.  Si no entendió vuelva a leer la última línea, dije: experta en ellos. Cinco personas, nada más. No puedo enseñar a otros a educar ni puedo hablar de matrimonios perfectos, solo conozco bien a un hombre y solo soy experta en él. Solo conozco a cuatro niños y solo se de ellos. Aprendí con la práctica, prueba y error constantes. Lágrimas y risas. Una vida aprendiendo.
Si conoces a alguna experta, hacele llegar mis saludos, porque no hay muchos expertos en estas áreas que sean reconocidos.
Soy buena para otras cosas a lo mejor, pero en esto soy la mejor porque lo practico todos los días de mi vida, como todas las profesiones, oficios, y especialidades en las que la gente se vuelve experto.

Dedicado a mi mamá Nardi, y a mis tías Ana, Tirsa y Marina que se están especializando a cuidar a mi abuela y reconocer hasta el más mínimo síntoma de mal estar en ella. Siguen creciendo cada día y merecen el título de  expertas.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Que tu navidad sea feliz

Hace unos días encontré en un disco duro unos archivos de fotos y vídeos. Esos vídeos que uno hace hasta por equivocación a veces, y después no los mira nunca. Me transporté y volví al pasado, a ese pasado al que no quiero regresar.  Fue sin duda el peor fin de año de mi vida. El vídeo no es lindo, era mi hijo triste, yo le preguntaba que quería y el me pedía volver a Asunción, él estaba hinchado, dolorido y sobre todo, lejos. 1800 kilómetros nos separaban de nuestra casa, pero el tratamiento tenía que continuar, no podíamos volver. Lo que nos separaba de lo que él quería en realidad era el cáncer. Esa navidad la pasamos con la familia, casi escapándonos y por un gesto de amor de quienes nos donaron los vuelos, estuvimos en casa. Pero solo fueron tres días, no teníamos más que ese tiempo de luz para estar lejos del hospital. Tres días para mirar los ojos de los que amaba y volver. Año nuevo lo vivimos en el barrio de La Boca con las personas que al igual que nosotros vivían en el albergue. Después llegó el día de reyes y luego mi cumpleaños. ¿Feliz? El ocho de enero la quimio dejó de ser ambulatoria para pasar a hacerla internado. Solos, él y yo, a pasar esa semana difícil de la cual salieron esos segundos que quedaron grabados en un vídeo de baja resolución, pero de alta carga emocional, suficiente para recordarme todo lo que viví.
No había certeza de nada,  sabía que faltaban meses. Sonrío de solo acordarme que ni siquiera tenía la seguridad de contar con los recursos económicos para seguir con el tratamiento.
La sonrisa y la alegría estaban basadas solamente en una esperanza. En una promesa. En la seguridad de la existencia de alguien que no puedo ver. En sus promesas escritas en un libro viejo, que tiene mensajes claros para los que creen pero borrosos o vacíos para que los que dudan. Nada en esta tierra me daba seguridad, nada. Todo lo que me daba alegría era intangible. “Vamos a volver pronto” y  “te vas a curar” eran mis frases.

Cada uno se llena con lo que dice
    y se sacia con lo que habla.
En la lengua hay poder de vida y muerte;
    quienes la aman comerán de su fruto.
Proverbios 18:20 y 21 
(La Biblia)

 Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo. Romanos 10:10 
(La Biblia)

Era la única manera de ser feliz, creer que algo bueno va a pasar. 

Sucedió así como dicen estos textos bíblicos. El dolor pasó, la enfermedad se fue, mis palabras se hicieron reales. Mi único motivo de ser feliz es tan real que hoy si pudiera volver me diría a mí misma ¡se feliz, más feliz porque pronto todo esto va ser un recuerdo! Dios ya te dió lo que pedias.  
Eso nomas quería recordarte, créelo que va pasar, y pronto todo lo que estás viviendo va ser un recuerdo. Pero créelo, decilo fuerte y claro y festéjalo desde hoy. 

Es un dictamen divino: que tengas una feliz navidad y que creas en tu próspero año nuevo. 



jueves, 19 de noviembre de 2015

Paz

Después del atentado de París habré leído tantos hoax (noticias falsas que se propagan por internet) y tantas formas violentas ¿? de reclamar paz que sinceramente mi TL (línea de tiempo) de Facebook se volvió muy deprimente. Fotos de acontecimientos trágicos, dolor, peleas referentes al filtro de perfil que sugirió Zuckerberg , y mil cosas más. 
Mi pregunta es ¿a eso le llaman PAZ, enserio?
Mi hija tiene una frasecita que no me gusta mucho pero me viene como anillo al dedo en este momento: "déjame en paz"
Hoy cuando leía otra noticia falsa pensé ¿qué hacemos todos los días en nuestro entorno por la calma? ¿qué puedo hacer yo para que haya sosiego a mi alrededor?
Uf, eso está más complicado que la paz del Medio Oriente. Porque esa serenidad es mi responsabilidad, como lo leíste mía, tuya. Nos rasgamos las vestiduras por los "inhumanos" de otras culturas pero ¿y nosotros?
Este mensaje no va dirigido a la gente violenta, no. Este mensaje va para vos mamá, papá, hijo, hermano, suegra, nuera, yerno, cuñado, compañero de trabajo, empleado, chofer, a vos, que nunca en su vida manipuló un arma. A vos que tu mayor arma es la palabra. Nosotros decidimos como responder a una mala actitud, con una palabra con la textura de las manos de una madre, o con una con olor a pólvora. Ese segundo en el que tomamos la decisión de contestar mal o de sembrar concordia , puede hacer mucho. Ese instante en el que damos paso al apurado, ese minuto en el que evitamos seguir una conversación donde se habla mal de alguien, esa coyuntura de la conversación en la que perdonamos al que agrede porque no vale la pena iniciar o continuar un conflicto.
Yo no puedo hacer mucho por mejorar las circunstancias del mundo, pero puedo cambiar mi cosmos, ese universo donde soy influyente, este pequeño lugar donde soy el líder. El único territorio donde yo soy la que declara la guerra o la paz.
Y por ahí muchos granitos hacen playa ¿no?





sábado, 27 de junio de 2015

Solidaridad para Erik

Erik tiene Síndrome de Peutz Jegghers, esta es su enfermedad base pero hace poco sufrió una peritonitis aguda generalizada. Los ex compañeros de colegio de su mamá organizaron este "San Juan" para recaudar fondos para apoyar a su familia.
Están todos invitados, su familia está luchando con todo lo que significa mucho tiempo de hospital y gastos. Y toda ayuda les va venir muy bien. 

Hoy, sábado27 de Junio, 18 horas en la 
Seccional Colorada n# 1 Lambaré
Avda Cacique Lambaré e/ Mcal. Lopez y Mcal. Estigarribia  

viernes, 12 de junio de 2015

Te va doler

Estas últimas semanas me escribieron varias personas. El sentimiento en común era la confusión, esa mezcla de asombro y miedo producto de un diagnóstico.
Algunos me pedían información o apoyo económico para tratamientos o drogas, hospedaje, viajes u hospitales.
Otros desorientados, sorprendidos buscando respuestas a ¿voy a poder? ¿que viene ahora?
Esposas, amigos, primos, hijos, padres. Ninguno, (al igual que me sucedió a mi en su momento) pensó que la palabra cáncer podría ser parte de su historia. Nadie está preparado.
Cuando uno anda en el barco de la vida, no piensa en tormentas, pero ellas llegan porque son parte del viaje.
Volví al teclado para decirles: no se desanimen. Por respeto a todos mis lectores, no puedo mentir. Te va a doler. Vas a tener miedo. Vas a llorar.
Pero no preguntes por qué o para qué. No busques diagnósticos en Interntet, no leas estadísticas.
No hagas cuentas, los números son crueles.
Creé como un niño, pensá en lo que Dios puede hacer, creé en la solidaridad, en tus amigos, creé que no estás solo, que hay un montón de gente que te va ayudar. Creé que los médicos estan guiados por Dios, que hacen lo mejor que pueden, que usan los mejores recursos.
Creé que cuando no te alcance, Dios va hacer un milagro y alguién generoso va venir para apoyarte, porque esa persona necesita tener una oportunidad para ser generoso, porque el bendecido es el que da.
Creé que tu familia va hacer todo lo que puede por vos, y cuando se cansen Dios va renovar sus fuerzas.
Y como me pasó a mi, pensá que cuando no des más, cuando sea el momento de decir basta, Dios va decir basta, a su manera. Pero durante este tiempo vas a vivir las demostraciones de amor mas fuertes.
En mi caso particular el "basta" de Dios fue seguir con mi hijo a mi lado. El final llegó a tiempo cuando no podía más.  En otros casos el basta fue seguir con el recuerdo de esa persona y el amor del tiempo dificil vivido de la mejor manera.
No puedo prometerte nada, no soy Dios. Pero puedo decirte que muchos se curaron.


Y te quiero pedir que cada día busques un milagro, y que vayas ganando batallas día a día.
No te desanimes, por favor, no te caigas.
Fijate que en el barco, en lo peor de la tormenta hay alguien que duerme que con un movimiento puede frenar todo y si la tormenta sigue...el sigue ahí de todos modos.




sábado, 9 de mayo de 2015

Naranjas

Pinté un cuadro con un nuevo motivo, cambié flores por frutas, ¿será la madurez?
80 x 24 óleo sobre lienzo 

domingo, 29 de marzo de 2015

Él empieza, Él termina.

Una de las peores decepciones que tengo de mi misma y seguramente uno de los peores defectos de algunos, es la costumbre de dejar proyectos sin terminar.
Empezar a estudiar algo y dejarlo, empezar a pintar un cuadro y dejarlo, la dieta, uf, un tejido de crochet, y así la lista sigue interminable. Algunos como yo, tienen energía fluctuante, y a veces estamos con toda la polenta y a veces perdemos todo el entusiasmo de un día para el otro. 
Me pasa que tengo ideas muy buenas y me desanimo con facilidad. 

Para los que no conocen toda mi historia y llegaron hoy de casualidad, les cuento que este blog nació cuando sentí la necesidad de compartir mis vivencias después de haber pasado por el proceso de cuidar a un hijo con cáncer. 
Caos, quimioterapia, trasplante, dolor y sanidad. Fe, salud, restauración. 
Pero los miedos nunca se van. Los que entienden, saben lo que significa eso. Y tal vez quisieran saber que siento yo, unos cuantos años después. 
Hoy volví al blog para decir que tengo miedo, y que no me da vergüenza tener miedo. Estoy convencida que el ser humano normal teme, y que está permitido, por mas fe que tenga.
Seria mentirosa si les dijera que confío absolutamente en Dios. ¿Pero Elda, no blasfemes?! 
Es que si confiara en El, podría caminar sobre el agua, no tendría deudas, sacaría monedas de los peces y convertiría en leche el agua de la canilla. Si tuviera suficiente fe, no aconsejaría a la gente con cáncer, oraría por ellos y serian sanos. Lo bueno es que siempre hay una respuesta que viene de Dios para mis conflictos. No es fortuito, desde chica la biblia es mi manual de operaciones en tiempos de crisis.   
El miedo volvió y entonces recordé que la biblia dice:
"Y estoy seguro de que Dios, quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuará hasta que quede completamente terminada el día que Cristo Jesús vuelva" Filipenses 1:6 (NTV) 

El no deja las cosas sin terminar. Todo está perfectamente calculado en su universo. Yo fallo, no tengo fe, yo no cumplo mis promesas,  pero eso no cambia sus planes. Los planes de Dios se llevan a cabo con o sin nuestra completa colaboración. Pensar que mi falta de fe va cambiar algo, es como empequeñecer las ideas de Dios hasta la altura de mis fallas.
Dios tiene un plan con mi hijo, desde que lo concebimos, y eso si es más simple de entender y creer. Y me hace feliz saber que  Dios no hace las cosas según mis posibilidades, ni según mi estabilidad emocional. Y en ese sentido si confío plenamente en Él.

No necesito entender sus planes, solo necesito saber que Él los tiene bien claros.  

Gracias por compartirlo

Mis libros son de

Atención

Si encuentran alguna explicación médica, es únicamente lo que yo como mamá, en el proceso, entendí.

Nada de lo que esta escrito debe ser usado como referencia de diagnostico o síntoma.

Hoy Lucas esta en remisión, y vive normalmente.